La calculadora es una de las herramientas que más comúnmente se utiliza a la hora de hacer exámenes de asignaturas como Matemáticas o Física, entre otras. Sin embargo, no todas las calculadoras son permitidas para hacer pruebas; de hecho, salvo los modelos más básicos, el uso de cualquiera de la gama gráfica es susceptible de ser limitado por funciones como memoria, resolución de operaciones algebraicas…

Sin embargo, en el caso de la calculadora gráfica CASIO fx-CG50, cuenta con un modo examen que cambia totalmente sus funciones: no se puede acceder a los programas, a la memoria y a los apuntes de la eActivity, por lo que la idea de almacenar ahí unas ‘chuletillas’ deja de ser posible.

Para iniciarlo, basta con pulsar las teclas 7, COS y AC a la vez con la calculadora apagada. En ese momento, se resaltará en la pantalla un panel con la pregunta: ¿Entrar en modo examen? Entonces habrá que pulsar F1 para afirmar, F2 para continuar y finalmente la tecla EXIT para entrar en el modo examen. Este modo es además perfectamente perceptible, ya que los bordes de la pantalla se colorean de verde, de forma que cualquier revisor de examen puede identificarlo sin problema.

Algo importante que saber es que este modo consume considerablemente más batería que el normal, por lo que es recomendable utilizarla durante breves periodos de tiempo. Para salir del modo examen, hay tres vías alternativas: esperar 12 horas, conectar la calculadora a un ordenador y seguir las instrucciones, o conectarla a otra calculadora que no esté en modo examen.