Mujeres, ciencia e innovación

La presencia de las mujeres en el ámbito de las ciencias es sensiblemente inferior al de los hombres, y estudios como ‘She Figures 2015’ de la Comisión Europea lo corroboran. Entre sus conclusiones, este informe señala que la mujer representa menos del 45% de toda la comunidad científica e ingenieril de la mayoría de países de Europa.

Mientras, algunas de las estadísticas relacionadas con las actividades de investigación y desarrollo del Instituto Nacional de Empleo de nuestro país dejan varios datos para la reflexión. Por ejemplo, de la totalidad de los trabajos relacionados con la investigación y el desarrollo (año 2016) un 40,4% eran empleos desempeñados por mujeres; la cifra en el caso del personal dedicado a la investigación era del 39,1%.

Precisamente, garantizar la igualdad de oportunidades y acabar con la discriminación por razón de sexo es el objetivo del Observatorio ‘Mujeres, Ciencia e Innovación (OMCI) para la Igualdad de Género, puesto en marcha por el gobierno español. Lo preside Ángeles Heras, secretaria de Estado de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación, y está previsto que se reúna de forma ordinaria dos veces al año.

Líneas de actuación

El OMCI, que empezó a dar sus primeros pasos el pasado mes de enero, tiene a su cargo varias competencias. Una de ellas contempla incrementar la presencia de la mujer en los ámbitos de la vida universitaria, científica y tecnológica para fomentar así su participación en condiciones de igualdad.

En este sentido, el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades ha señalado que a nivel académico sólo el 20,9% del profesorado catedrático universitario son mujeres. Asimismo, y a pesar de que la presencia de la mujer en la universidad ya supera a la de los hombres, son ellas las que a la larga abandonan más sus carreras profesionales. Además, según crece en importancia un puesto de trabajo (y sus responsabilidades), su presencia va decayendo notablemente; y eso que en la universidad sus notas medias y su rendimiento general es mucho mejor.

El Observatorio, por otro lado, trabajará en materia de prevención y lucha contra el acoso (ya sea laboral o sexual) y por razón de sexo en el puesto laboral, incluyendo la violencia de género. De igual forma, llevará a cabo una evaluación acerca del impacto que tendrán las medidas y políticas a favor de la igualdad de género, y expondrá recomendaciones que mejoren la situación de las mujeres. Siguiendo esta misma línea, sugerirá la adopción de medidas y la puesta en práctica de actuaciones que refuercen dicha igualdad.