Pocos conocen los Premios Abel, pero son el equivalente a los Premios Nobel en otros campos, como las Matemáticas. En sus 17 años de existencia nunca había sido otorgado a ninguna mujer. Hasta ahora.

La estadounidense Karen Uhlenbeck, con 76 años, ha sido galardonada con este premio por “el impacto fundamental de su trabajo en las áreas del análisis, geometría y física matemática”. Profesora en la Universidad de Texas, es una catedrática emérita cuyo trabajo, en palabras del físico Jim Al-Khalili, debería haber obtenido un reconocimiento mucho mayor ya que “su trabajo ha conducido a algunos de los avances en Matemáticas más espectaculares de los últimos años”.

No obstante, no hay que olvidar el largo y tedioso camino que ha seguido para que su trabajo y conocimientos sean reconocidos como se merece. En un libro que publicó en el año 1997, habló sobre las dificultades a las que se ha enfrentado toda su vida por el hecho de ser mujer: “Me dijeron que nadie contrataba a mujeres, porque las mujeres debían estar en casa en tener bebés. No puedo pensar en una mujer matemática para quien la vida haya sido fácil”.

Así, el jurado destacó a Karen Uhlenbeck como un modelo a emular y una firme defensora de la igualdad de género en el mundo de las Ciencias y las Matemáticas. Respecto a esto, la norteamericana afirmó ser consciente de que es un modelo para las mujeres jóvenes en el campo de las matemáticas, a lo que añadió: “Sin embargo, es difícil ser un modelo, porque lo que realmente tienes que hacer es mostrar a los estudiantes que una persona imperfecta puede triunfar”.