A pesar de que pueda parecer lo contrario por la poca visibilización que se les ha dado, a lo largo de la historia han existido múltiples mujeres del campo científico cuyos estudios e investigaciones han allanado el camino para la Inteligencia Artificial tal y como la conocemos hoy en día. Estas son algunas de ellas.  

1. Ada Lovelace

Nacida en el año 1815 en Londres, la que se convertiría en la Condesa de Lovelace no hizo historia por su larga y renombrada familia, sino por ser la autora de lo que se considera el primer algoritmo de toda la historia. Su madre, que era matemática y activista, no quiso permitir que su hija se criaría únicamente en torno a las comodidades y funciones que tiene una aristócrata mujer, logrando que Ada obtuviera una exquisita educación que le permitió convertirse en matemática y escritora. Una de sus grandes tutoras fue Mary Somerville, matemática y astrónoma cuyo autodidactismo sirvió de gran inspiración para Lovelace.

El algoritmo nació de su trabajo con Charles Babbage, un inventor y científico creador de la máquina analítica, artilugio que se considera el antecedente de los ordenadores actuales. Ella se encargó de traducir un artículo que hablaba sobre esta máquina, al que añadió múltiples notas explicativas entre las que describe el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina. Así, se convirtió en la pionera en programación de ordenadores.

2. Frances Allen

La estadounidense Frances Allen nació en el pueblo neoyorquino de Peru, en el año 1932. Tras estudiar en la Estatal de Nueva York, las deudas académicas que acumuló le empujaron a unirse a IBM en el año 57 y, a pesar de que su intención era abandonar la compañía cuando alcanzara cierta estabilidad económica, acabó por desarrollar su vida laboral al completo en la empresa. Desempeñó funciones en el centro neurálgico de la Inteligencia Artificial, donde sus logros con compiladores, creación de códigos y paralelismos significaron un gran avance. A raíz de todo esto, se convirtió en el año 2006 en la primera mujer en ganar el Premio Turing, considerado el equivalente al Nobel en materia de computación. Actualmente es miembro de la Academia de las Ciencias de Estados Unidos y del Salón de la Fama de Mujeres en la Tecnología Internacional, una importante asociación global.

3. Karen Spärck

Natural de Reino Unido (Huddersfield), Spärck nació en el año 1935 en una familia cuyo padre era profesor de Química. Se formó académicamente en el Girton College, uno de los colegios universitarios de la Universidad de Cambridge, estudiando Historia y Filosofía. A raíz de sus proyectos con la Unidad de Investigación en Lenguaje de Cambridge, realizó una tesis en el campo semántico utilizando técnicas estadísticas y probabilísticas fusionadas con técnicas lingüísticas. Su experiencia trabajando con el lenguaje fue clave para su carrera científica, siendo pionera en la recuperación de información y en el procesamiento de lenguaje natural, cuyas tecnologías son los cimientos de los dispositivos de reconocimiento de voz de la actualidad. Llegó a ser elegida miembro de la Academia Británica, alcanzando incluso el puesto de vicepresidenta. Se le concedió la medalla BCS Lovelace Medal, convirtiéndose en la primera mujer en recibir este premio en 2007.

4. Robin Murphy

Nacida en el año 1957, Robin es la directora del laboratorio de Inteligencia Artificial en la Universidad de Texas A&M. Criada en Georgia, se licenció en Ingeniería Mecánica y trabajó en campos de seguridad industrial, además de convertirse en la primera persona en doctorarse en Robótica en la Facultad de Computación del Instituto Tecnológico de Georgia. Se trata de una de las personas más influyentes, en la actualidad, del mundo de la informática y la robótica, siendo famosa por ser la fundadora de los campos de robótica de rescate y la interacción entre robots y humanos, además de por ser pionera en hacer uso de robots o sistemas no tripulados en diferentes situaciones de catástrofe; por ejemplo, en el Huracán Katrina o en el desastre nuclear de Fukushima.

5. Margaret Hamilton

Procedente del pequeño pueblo de Paoli en Indiana, es una científica computacional, matemática e ingeniera de sistemas. Nacida en el año 1936, su formación le llevó al Estado de Massachusetts donde finalmente entró en el MIT como desarrolladora de software. Como miembro y responsable del Charles Stark Draper Laboratory, laboratorio encargado del desarrollo del software de vuelo a bordo de las computadoras de la misión Apolo, lideró al equipo cuyo software de navegación “on-board” resultó vital para la llegada del hombre a la Luna. La contribución de sus compañeras de equipo, Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson es igualmente reseñable, pues sus avances en el procesamiento de datos fueron imprescindibles en la carrera espacial. En el año 2016, Hamilton fue condecorada con la Medalla Presidencial de la Libertad, entregada por el Presidente Barack Obama en honor a su inestimable trabajo para la NASA.